En Noticias

Para contextualizar la celebración del aprendizaje es impecable definir varios conceptos previos de la metodología que el Colegio Vera-Cruz Ikastetxea School ha incorporado este curso, como es el trabajo por proyectos.

 

Los proyectos son un plan de carácter interdisciplinar en el que se utilizan los contenidos de distintas áreas para que los relacionen y apliquen en la cotidianidad, sin perder el rigor curricular. A través de su elaboración, el alumnado se hace consciente de su propio proceso de aprendizaje y con ello, garantizamos un alto grado de motivación, entusiasmo y ganas por aprender. Por lo tanto, aulas vivas, emocionantes, donde la curiosidad y el disfrute se combinan con el rigor y el esfuerzo.

 

En esta primera experiencia, en todos los cursos, las Ciencias Naturales han sido el eje sobre el que se han vertebrado los proyectos, y a esta materia se le han sumado en algunos casos, la educación física, la religión, el euskera, el inglés, la lengua castellana, art o música.

 

De forma coordinada y cooperativa todas las áreas han trabajado sobre un contenido curricular común que se denomina tópico generativo, en este primer proyecto, el tópico generativo ha sido el cuerpo humano.

 

En cada nivel, el tópico, se trabaja en base a unos contenidos, objetivos y competencias concretas. Por lo tanto, teniendo todos los cursos como tópico generativo el cuerpo humano en Educación Infantil se han centrado en las partes el cuerpo y en Educación Primaria de forma secuencias se han centrado en los sentidos, los procesos vitales, la Nutrición y los órganos.

 

En base a estos contenidos se plantean lo que se denomina como hilos conductores, que son, las grandes preguntas que guían y orientan el aprendizaje.

Para poder contestar a estas preguntas, el profesorado ha desarrollado varias tareas y actividades relacionadas a cuatro procesos de aprendizaje:

El experiencial, mediante el veo y pienso.

Lo narrativo mediante lo cuento, narro, hablo y me hago preguntas.

La conceptualización, mediante la búsqueda de respuestas.

Y lo transformacional, produciendo algo que muestre lo que han aprendido.

 

Todos los proyectos se inician siempre con un desafío inicial que consiste en presentar al alumnado el proyecto en base al: qué quiero que aprendan y para qué. La forma de plantear este desafío debe provocar en el alumno la curiosidad, el efecto sorpresa y las ganas de aprender, por ello el primer día de proyecto el profesorado rompe la rutina habitual del aula y trata de poner al alumnado en situación, mediante distintas estrategias que serán explicadas a las familias en la celebración del aprendizaje.

 

A lo largo de las 5 semanas de proyectos, el alumnado trabajará de forma individual, cooperativa y en grupos estables para realizar las tareas y actividades diseñadas por las profesoras, quienes, con mucho esfuerzo y dedicación han elaborado el conjunto de recursos necesarios para desarrollarlas. En este periodo, el libro de texto se utilizará como herramienta completaría, puesto que el profesorado es quien genera el material para el desarrollo de las tareas. La mayoría de las actividades propuestas tienen como objetivo potenciar el aprendizaje activo mediante rutinas de pensamiento y estrategias cooperativas.

 

Todas las tareas y actividades desarrolladas quedan recogidas en forma de evidencias de aprendizaje en el Porfolio y a cada una de ellas le corresponderá, o no, un sistema de evaluación y calificación determinado. De esta forma el alumnado tiene recogido en el portfolio sus propios productos, como muestra del avance que ha realizado. En la celebración del aprendizaje los niños y niñas mostrarán y explicarán a sus familias el contenido de sus portfolios.

 

A lo largo del proyecto el alumnado deberá hacerse consciente de su proceso de aprendizaje, por lo tanto, en el portfolio también quedarán registradas las muestras de su autoevaluación y de la metacognición, es decir, las muestras de la evidencia consciente de lo que he aprendido y lo que tienen que mejorar.

 

En los últimos días de proyecto, el alumnado elabora un producto final que debe integrar con claridad todos los contenidos aprendidos durante el proceso y esto también es se muestra a las familias en la celebración del aprendizaje.

 

La evaluación será individualizada y para evaluar las evidencias se establecen previamente unos estándares de aprendizaje y unos desempeños competenciales. El profesorado tiene que definir bien el qué quieren que aprendan y qué competencias transversales quieren que adquieran, para lo cual se utilizarán diferentes herramientas de calificación de las evidencias como son:

 

– Las líneas de evolución: Para infantil y primer ciclo de primaria.

-Los termómetros, los semáforos, la escala, los exámenes ordinarios, la diana, el cuaderno de equipo, el porfolio, el diario de reflexión, los contratos de aprendizaje, las rubricas y etc.: Para el resto

 

Entendiendo la dinámica del trabajo por proyectos, la celebración del aprendizaje supone la culminación de un proceso. Después de 5 semanas de trabajo por proyectos el alumnado y profesorado se prepara para mostrar, a los padres y madres, el qué y el cómo han trabajado por proyectos y, lo más importante, qué es lo que han aprendido en este proceso.

 

La celebración consiste en establecer una jornada de cierre de proyecto, en la cual el alumnado comparte con su familia el conocimiento y destrezas aprendidas. A través del portfolio, los niños y niñas, muestran las evidencias de su aprendizaje y el producto final. Se trata de una experiencia compartida entre escuela y familias, una forma de vincular los objetivos de centro y el de las familias respecto al aprendizaje del alumnado. Supone una jornada emocionante y de celebración en la que los niños y niñas disfrutan mostrando sus avances y las familias comprueban la eficacia de las metodologías activas y el trabajo por proyectos.

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search